La Visualización. Si lo veo me lo creo más

Cuatro nuevas ciudades se suman a nuestras formaciones en coaching, inteligencia emocional y PNL.
Nuevas ciudades de formación con Coaching Camp
1 julio, 2019
Mostrar todo

La Visualización. Si lo veo me lo creo más

Visualizar los objetivos para alcanzarlos

Hoy día son ya incuestionables los enormes beneficios que puede aportar un programa de visualización de nuestros objetivos, ahora bien, es necesario que tengamos claras las pautas más importantes para poder desarrollarla de una forma efectiva.

Una de las razones por las que la visualización es tan efectiva, es porque el cerebro no distingue la diferencia entre un evento real y una visualización realmente vivida por él. Se dice que utilizamos los mismos canales neuronales tanto para una como para la otra.

 

La visualización

Utilizar la técnica de la visualización apropiadamente permite que el cuerpo alcance realmente su meta final sin haber llevado a cabo el proceso, permitiendo a la mente y al cuerpo aprender de una forma mucho más rápida. Por este motivo, es una actuación correcta ser capaz de trabajar mentalmente con imágenes de una buena actuación personal, profesional, deportiva…

La buena noticia es que todos poseemos este don natural para visualizar. Lo único que hace falta es entrenar y utilizarlo de forma correcta ya que en ocasiones, de manera inconsciente, lo que se hace es representar mentalmente el peor de los resultados, esto es, no controlando los pensamientos y tendiendo a preocuparse gran parte del día.

 

Solo cuando se visualiza de manera positiva y consciente se comienza a construir resultados extraordinarios.

 

¿Entonces por dónde empezar? Presta atención a tus pensamientos y a las imágenes que te representas. La esencia del proceso de visualización consiste en sentir y vivir internamente lo creado mentalmente y además representar con la intensidad emocional adecuada.

Uno de los objetivos de la visualización es traer a la mente una imagen lo más real posible de lo que quieres conseguir y ya de paso, ya que tienes el poder de hacerlo, si escoges una imagen potenciadora mejor. Es algo así como una representación de la meta, una asociación completa entre objetivo y la persona. Seguramente verbalizar la imagen te servirá de ayuda.

 

Fitness Coaching

En el ámbito del Fitness Coaching se suele utilizar para que la persona:

  • Focalice el objetivo.

  • Crea que es posible alcanzarlo ya que se ha visualizado alcanzándolo.

  • Verbalice el objetivo de una forma más concreta y aumente su compromiso.

  • Aplique la intensidad emocional adecuada en una situación.

Para ello se puede realizar con un proceso de ojos cerrados en el cual la persona se concentre y asocie con la visualización, o bien la verbalice mientras se la representa mentalmente.

 

Se puede realizar sentado, andando o de pie. Si lo vas a experimentar en primera persona y optas por sentarte, cierra los ojos, con el fin de evitar todos los estímulos que pudieran entrar a través de los ojos. La visualización requiere conseguir un buen estado de relajación y concentración.  Aprovecha todo aquello que te relaja: silencio, luz tenue, aromas agradables, etc. Presta atención a tu respiración y provoca que sea consciente, pausada y profunda.

 

Premisas para la visualización

Existen algunas premisas indispensables para obtener de la visualización los resultados deseados:

  • Tener un verdadero deseo de conseguir el objetivo propuesto.

  • Imaginar o percibir la situación de la forma más precisa posible, con el mayor número de detalles y utilizando tantos sentidos como seas capaz y aplicando la intensidad emocional adecuada.

 

Si no has visualizado nunca es posible que tengas alguna dificultad al principio. Como variante o complemento puedes plasmarlo en un papel para que tome más fuerza y aumente tu compromiso.

La práctica de la visualización te servirá como apoyo a la motivación, ya que habrás visto el objetivo cumplido.

 

Guía de Visualización

Una pequeña guía que puedes utilizar independientemente de si es con los ojos cerrados o escrita, es la siguiente:

Empieza a imaginar o visualizar lo que tú quieres conseguir ser, hacer o tener. Hazlo con tanto detalle como sea posible. Todas las escenas, sin excepción deben ser optimistas y deben acabar con un enfoque positivo. Imagina que has conseguido tu objetivo:

 

  • Aspectos visuales:

    • Observa bien lo que “ves”, fíjate en los detalles

    • ¿Cómo te verás cuando consigas tu objetivo?

    • ¿Cómo te verán las personas cercanas que te quieren?

    • Que ropa te pondrás, etc.

 

  • Aspectos auditivos:

    • Escucha “lo que dices”, ¿Qué te dirás a ti mismo? ¿Qué te dirán las personas cercanas a ti que te quieren y quieren lo mejor para ti?

    • Siente cada palabra que “dices”

    • Visualiza cada palabra, siente la confianza de poseer esa imagen

 

  • Aspectos Kinestésicos:

    • ¿Cómo te moverás?

    • ¿Qué te permitirá hacer que ahora no haces? Algo que hayas querido hacer… algún reto

 

Espero de verdad que esta pequeña guía te sea de utilidad y te acerque a tus objetivos de una manera más efectiva y positiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *